A partir del día 25 se aplicará la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos

Hace dos años se puso en marcha una nueva ley -el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD)-, con el fin de establecer unas reglas comunes en todas las empresas establecidas o no en la Unión Europea que traten datos personales de ciudadanos europeos.

Este nuevo reglamento, que sustituirá a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), vigente en España desde 1999, será de aplicación obligatoria el próximo día 25. El objetivo es que los ciudadanos puedan decidir cómo quieren que se traten sus datos, así como la información que reciben de las empresas, a través siempre de un conocimiento explícito e inequívoco.

Una de las principales diferencias entre ambas normativas es que el RGPD prevé que la información se proporcione a los interesados de forma concisa, transparente, inteligible y de fácil acceso, con un lenguaje claro y sencillo. Esto va más allá de la LOPD que tan sólo exige que la información se preste de modo expreso, preciso e inequívoco.

Además, el nuevo reglamento amplía las cuestiones sobre las que es necesario informar sobre: el plazo de conservación de los datos; el derecho a solicitar su portabilidad y retirar en cualquier momento el consentimiento, la supresión de los mismos (derecho al olvido), entre otras. Si las empresas no cumplen con estos requisitos, las sanciones pueden suponer hasta el 4% de la facturación anual mundial de la compañía o hasta 20 millones de euros (lo que sea de mayor importe).

Ante la importancia que todo este asunto supone, invitamos a nuestros clientes y amigos a informarse a través de nuestro despacho de todo lo relacionado con esta nueva normativa.

Centro de preferencias de privacidad